Micro 75 El progreso tiene su ciencia- Las enfermedades producidas por hongos y el laboratorio de micología del IVIC

LAS ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR HONGOS Y EL LABORATORIO DE MICOLOGÍA DEL IVIC

Al hablar de enfermedades infecciosas, pensamos en bacterias, virus o parásitos, pero rara vez en hongos. Por eso es que la micología, rama de la microbiología dedicada a los hongos ha sido llamada injustamente “La cenicienta de la microbiología”. En realidad, las infecciones por hongos son muy frecuentes. Sabemos de personas que han padecido infecciones en uñas, en piel, en el tracto genital femenino, producidas por hongos, algunas con graves consecuencias.

Entre estas enfermedades hay una producida por un peligroso hongo con el complicado nombre de Paracoccidioides brasiliensis, que afecta a poblaciones rurales de Brasil, Colombia y Venezuela. Los esposos Felipe y Gioconda San Blas, en el Laboratorio de Micología del IVIC, estudiaron por años este hongo patógeno y otros de la misma familia, postulando que para invadir el cuerpo humano ellos producen un componente específico, un vestido para la ocasión, que hace posible la penetración y la consiguiente infección. Impedir que el hongo usara ese vestido, conocido como alfa-glucán, lo lograron estos investigadores con unos compuestos químicos que al bloquear su síntesis han sido postulados como antibióticos potenciales contra esta y otras micosis.

Gioconda Cunto de San Blas fue presidenta de la Asociación Latinoamericana de Micología, Vicepresidenta de la Sociedad Internacional de Micología Médica y Secretaria General de la Asociación Internacional de Micología. Es actualmente presidenta de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, habiendo sido la primera mujer en ser incorporada como Individuo de Número, sillón 20.

EL PROGRESO TIENE SU CIENCIA.

 

 

 

 

 

 

 

Micro 74 El progreso tiene su ciencia – El Adsub y los submarinos

EL ADSUB Y LOS SUBMARINOS VENEZOLANOS

En 1939 el submarino inglés Thetis se clava de punta en el fondo marino en su primera inmersión con 104 tripulantes a bordo. Noventa y nueve hombres quedaron atrapados en una sección del submarino, en donde perecieronintoxicados con el dióxido de carbono.

Cómo deshacerse del dióxido de carbono que se acumula como producto de la respiración, es uno de los problemas fundamentales en los submarinos.En la década de los ochenta, los doctores Orlando Leal y Carmelo Bolívar y el ingeniero Gonzalo Sepúlveda de la Escuela de Química de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela, desarrollaron unadsorbentede dióxido de carbono que llamaron ADSUB, para ser usado en los submarinos de la Armada Venezolana. A diferencia de los adsorbentes tradicionalmente utilizados basados en óxido de calcio que requerían de temperaturas de 800oC para su regeneración, el ADSUB estaba hecho de un gel de sílice y arcilla que podía regenerarse hasta 40 veces a 80oC. El desarrollo del ADSUB merecióla acreditación de una patente y de un premio como mejor trabajo de investigación nacional a los estudios asociados a la patente.El Dr. Carmelo Bolívar también fue galardonado en el año 2014 con el Premio Fundación Juan Alberto Olivares, otorgado porla Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, por sus contribuciones a la química, entre ellas el desarrollo del ADSUB. Por años, la Marina Venezolana participó activamente en la elaboración y regeneración del ADSUB, y lossubmarinos venezolanos tuvieron el sello de la investigación hecha en Venezuela.

EL PROGRESO TIENE SU CIENCIA.

 

 

 

 

 

 

Micro 73 El progreso tiene su ciencia – La colisión de estrellas y Albert Einstein

LA COLISIÓN DE ESTRELLAS Y ALBERT EINSTEIN

A las 12:41 horas UTC del jueves 17 de agosto de 2017 sonaronalarmas en dos detectores de ondas gravitacionales separados por 3000 kilómetros en extremos opuestos de los Estados Unidos y otro tercer detector ubicado cerca de la ciudad de Pisa en Italia. Casi simultáneamente, el telescopio espacial Fermi de la NASA que viajaba en su órbita habitual detectó también una ráfaga de rayos gamma proveniente del hemisferio sur del cielo. Esta señal se había generado 130 millones de años atrás, cuando los continentes en nuestro planeta Tierra,todavía no alcanzaban la configuración actual y los dinosaurios dominaban el paisaje.

Esta señal no se trataba de la colisión de agujeros negros, como en ocasiones anteriores en las que se habían detectado ondas gravitacionales pero ninguna señal lumínica. Esta vez la señal fue producto de la colisión y fusión de dos estrellas de neutrones que venían desde hace miles de millones de años acercándose en una especie de espiral de atracción para culminar en lo inevitable. Energía equivalente a 28 veces la masa de Júpiter se produjo en la colisión y, por primera vez en la historia de la humanidad, se registraronen simultáneo las ondas gravitacionales y las ondas electromagnéticas. Las ondas gravitacionales son “arrugas” del espacio-tiempo que se propagan como ondas de agua en una piscina, mientras que las ondas electromagnéticas son simplemente luz. Tal como lo predijo Albert Einstein en su teoría de la relatividad un siglo atrás:Los grandes objetos producen distorsiones del espacio-tiempo en forma de ondas que viajan a través del Universo a la velocidad de la luz.

Sin duda alguna, Albert Einstein, donde quiera que se encuentre, estará sonriendo de satisfacción.

EL PROGRESO TIENE SU CIENCIA.

 

 

 

 

 

 

Micro 72 El progreso tiene su ciencia – El Dr. Ernesto Medina y los manglares

EL DR. ERNESTO MEDINA Y LOS MANGLARES

En 1999 un ciclón llega a la costa este de la India dejando a su paso más de 10,000 personas sin vida. La mayoría fallecieron ahogados durante el enorme tsunami que se produjo, especialmente, en zonas donde los bosques de manglar habían sido talados. Los manglares son ecosistemas característicos de lascostas marinas tropicales y subtropicales conformados por especies que minimizan el estrés salinoa través de complejos mecanismos que el Dr. Ernesto Medina, ecofisiólogo del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, ha contribuido a dilucidar.

Los manglares están formados por especies de árboles que pueden crecer en suelos bañados por aguas de salinidad variable. Uno de los problemas que enfrentan estas especies es cómo mantener en sus tejidos una concentración de ionessuficientemente alta, que les permita absorber agua del suelo salino, pero por debajo de niveles tóxicos para la planta. El Dr. Ernesto Medina ecofisiólogo vegetal del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas ha estudiado algunos de los mecanismos fisiológicos que permiten a las especies de manglar tolerar las fluctuaciones en la salinidad. Por ejemplo, sus hojas pueden expulsar, mas o menos, sal dependiendo de la salinidad de su entorno. Este mecanismo, junto al filtrado por las raíces permiten a las especies de mangle ocupar franjas costeras y conformar complejos que protegen las costas contra tormentas y tsunamis y también proveen refugios a especies marinas que sirven de sustento a la pesquería.

Los hallazgos del Dr. Ernesto Medina sin duda han contribuido a entender la complejidad de los manglares, su estructura y función y a valorar los servicios que estos ecosistemas prestan al hombre, y al medio ambiente.

EL PROGRESO TIENE SU CIENCIA.

 

 

 

 

 

Micro 71 El progreso tiene su ciencia- La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela y el inicio de la Escuela de Biología

LA ACADEMIA DE CIENCIAS FÍSICAS, MATEMÁTICAS Y NATURALES DE VENEZUELA Y EL INICIO DE LA ESCUELA DE BIOLOGÍA

En 2017 se conmemoran 70 años del inicio de los estudios profesionales de biología en Venezuela. Su planificación se remonta a 1946, cuando la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, consciente de que los estudios en ciencias naturales eran fundamentales para el país, solicitó ante diferentes instancias educativas la creación de una Escuela de Ciencias dentro de la Universidad Central de Venezuela. Las gestiones fueron motorizadas por el médico y botánico Tobías Lasser, secretario interino de la academia para el momento, quien logró que ese mismo año se abriera un pequeño departamento de ciencias naturales en la recién fundada Facultad de Filosofía y Letras, actualmente Facultad de Humanidades y Educación. La inserción de una escuela de ciencias en una facultad de filosofía se inspiró en programas de varias universidades europeas y norteamericanas donde ambas disciplinas están integradas. No obstante, a los pocos meses esta adscripción se consideró inviable y el pequeño departamento pionero fue entonces acogido por la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, actualmente Facultad de Ingeniería, pasando en 1947 a constituir la anhelada Escuela de Ciencias, luego conocida como Escuela de Biología.

Transcurrirá algo más de una década antes de que la Escuela de Biología junto con la Escuela de Química y la Escuela de Física y Matemáticas se consoliden en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela que hoy conocemos, pionera en los estudios en ciencias básicas en Venezuela.

EL PROGRESO TIENE SU CIENCIA

Micro 70 El progreso tiene su ciencia – El Dr. Claudio Bifano y la geoquímica ambiental

EL DR. CLAUDIO BIFANO Y LA GEOQUIMICA AMBIENTAL

En los años setenta, el río Tuy había sido severamente intervenido y parcialmente convertido en un reservorio y medio de transporte de grandes cantidades contaminantes y se sabía poco sobre la identidad, toxicidad y persistencia de estos contaminantes. El Dr. Claudio Bifano, no sólo identificaría metales pesados como el plomo, el zinc y el hierro sino también describiría, por primera vez, procesos de acumulación de contaminantes propios de ambientes tropicales.

Claudio Bifano llega muy joven con su familia desde Italia a San Felipe en el estado Yaracuy. Se muda a Caracas a estudiar química en la Universidad Central de Venezuela en donde obtiene su licenciatura y su doctorado. En 1979 crea la Sección de Geoquímica de la Contaminación en el Instituto de Geoquímica, actual Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad Central de Venezuela. Allí se dedica a investigar la química inorgánica en sistemas naturales y descubre cómo la estacionalidad del clima tropical afecta los procesos de distribución, acumulación y transporte de especies químicas en el río Tuy y en afluentes del Lago de Valencia. Fuera de su laboratorio, el Dr. Bifano se ha consolidado como un pilar fundametal en la institucionalización de la ciencia en el país ideando e impulsando importantes políticas científicas nacionales desde las instituciones. En la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales ha ocupado la presidencia en cuatro oportunidades y fue recientemente nombrado académico honorario en la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Hoy la investigación y las instituciones científicas del país están en deuda con el Dr. Bifano.

EL PROGRESO TIENE SU CIENCIA.

 

 

 

Micro 69 El progreso tiene su ciencia- FUDECI y el uso sustentable de ambientes acuáticos continentales de Venezuela

FUDECI Y EL USO SUSTENTABLE DE AMBIENTES ACUÁTICOS CONTINENTALES DE VENEZUELA

Valentones, rayaos, corronchos, curitos, palometas, caribes, coporos, sapoaras, pavones, garzas, corococas, babas, caimanes, tortugas, toninas, chigüires, dantas, perros de agua y muchos otros animales habitan los ecosistemas acuáticos continentales de Venezuela. Pocos países albergan tanta riqueza en recursos naturales como Venezuela. La Fundación para el desarrollo de las Ciencias de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (FUDECI) desarrolla estrategias para el uso sustentable y la conservación de estos valiosos recursos.

Producto de su compleja historia geológica, Venezuela tiene una extensa red hidrográfica que conforman uno de los sistemas de aguas continentales más importantes de América del Sur. Lagunas y quebradas en los Andes; cataratas y rápidos en la Guayana; enormes ríos de aguas negras en el Estado Amazonas; esteros y morichales en la cuenca del río Orinoco, entre otros. Las aguas continentales son de gran importancia para la humanidad ya que representan la fuente fundamental de agua potable para la vida y albergan a una norme diversidad de animales y plantas sobre las cuales se sustentan las poblaciones humanas. FUDECI, una organización de la sociedad civil creada por miembros de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela,con el concurso de numerosos investigadores nacionales y extranjeros, ha desarrollado por más de tres décadas programas para el uso sustentable de recursos silvestres provenientes del bosque amazónico: el pato real, los acures, especies frutales como el piguao, la araza y el copoazu. El aprovechamiento racional de estos recursos por parte de las comunidades indígenas y rurales es una manera de proteger la biodiversidad en sus sitios naturales como un bien para las generaciones futuras.

EL PROGRESO TIENE SU CIENCIA.

 

 

 

 

Micro 68 El progreso tiene su ciencia – José Esparza y el origen de la primera vacuna

JOSE ESPARZA Y EL ORIGEN DE LA PRIMERA VACUNA

Hace más de 200 años un médico rural inglés llamado Edward Jenner observó que las muchachas que ordeñaban a la vacas no sufrían de viruela, porque habían sido previamente afectadas por una enfermedad de las vacas conocidas como “cowpox”, que era una especie de viruela benigna.

De la observación Jenner pasó a la experimentación: inoculó “cowpox” a voluntarios humanos, y descubrió que, en efecto, estos voluntarios se hicieron resistentes a la viruela. Fue así como se originó la primera vacuna, nombre que se le dió al inóculo de la viruela porque el preservativo procedía de las vacas. Con el tiempo, el nombre de vacunación se extendió a todos los procedimientos usados para inducir inmunidad contra cualquier enfermedad. Es así como hoy tenemos vacunas contra muchas enfermedades, aunque ellas no se hayan derivado de las vacas.

La vacuna contra la viruela se utilizó extensamente hasta 1980, año en el que la Organización Mundial de la Salud declaró la erradicación de la viruela gracias a la vacuna. Recientemente, un grupo internacional de científicos que incluye al virólogo venezolano José Esparza, antiguo investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones científicas, descubrieron que la vacuna utilizada por Jenner probablemente no fue “cowpox”, sino una enfermedad muy parecida que afectaba a los caballos, conocida como “horsepox”, o viruela de los caballos. La evidencia de este decubrimiento provino del análisis con técnicas modernas de biología molecular de muestras antiguas de vacunas. El ADN detectado en estas antiguas vacunas no corresponde al de vacas, sino al de caballos.

Es así como, sin saberlo, por años hemos estado, en vez de vacunando, equinando.

 

EL PROGRESO TIENE SU CIENCIA.