Micro 65 El progreso tiene su ciencia – El Dr. Julio Urbina y su lucha contra las enfermedades desatendidas

EL DR. JULIO URBINA Y SU LUCHA CONTRA LAS ENFERMEDADES DESATENDIDAS

Las enfermedades infecciosas denominadas desatendidas, afectan por lo general a países pobres, que no disponen de recursos para obtener vacunas o tratamientos. Julio Urbina se ha empeñado en encontrar la cura para dos de ellas: el mal de Chagas y la Leishmaniasis.

Licenciado en biología de la Universidad Central de Venezuela, y doctor en Físico-química del MIT en Estados Unidos, supo combinar estas dos disciplinas para la búsqueda de compuestos que afecten a los parásitos causantes de la Enfermedad de Chagas y la Leishmaniasis. Aprovecha las diferencias en las membranas celulares de estos parásitos con respecto a los vertebrados. Mientras que en los vertebrados el colesterol es esencial en las membranas, en estos parásitos, al igual que en los hongos patógenos, es el ergosterol. Si se lograba inhibir la síntesis del ergosterol, el parásito moriría sin afectar las membranas de su hospedero. Fue así como descubrió que ciertos fungicidas podían también curar a ratones infectados con el parásito del mal de Chagas y de la leishmaniasis. Sus hallazgos en ratones fueron tan contundentes que dieron paso a estudios clínicos en humanos que están actualmente en progreso. Junto al Dr. Gustavo Benahím y otros investigadores, el Dr. Urbina también explora actualmente las posibilidades de utilizar drogas que actúan sobre otras enfermedades y cuyas patentes han expirado, para diseñar nuevas drogas de bajo costo en contra de enfermedades “desatendidas”.

El Dr. Julio Urbina ha combinado a lo largo de su carrera una altísima productividad científica con una gran sensibilidad social, en su lucha incansable contra estas enfermedades desatendidas.

EL PROGRESO TIENE SU CIENCIA.